¡Atrévanse!

Recuerdo comentarios que surgen en esas conversaciones “de arreglar el mundo” en las que analizas la falta de ilusión, la apatía, el conformismo de nuestros alumnos. En una inevitable comparación con lo que “nos ha tocado vivir” a nosotros y a nuestros padres, concluimos: “Se les ha dado todo hecho, no han tenido que luchar por nada”.

AtréveteDe alguna forma sí es así, nuestros alumnos, nuestros hijos, nosotros, todos nos hemos acostumbrado a que nos lo den todo hecho. Hemos dejado todo nuestro poder en manos de unos representantes, y nos hemos ido a jugar a futbol, al gimnasio o a meter horas en un trabajo cada vez más exigente. No solo no hemos vigilado lo que hacían, sino que además, hemos olvidado nuestra responsabilidad como elementos dentro de la sociedad. En nuestra ausencia, el sistema ha equivocado los objetivos: afán de lucro, y nosotros hemos perdido la capacidad de lucha para reconducir el camino al que debería ser el verdadero objetivo: el bien común.

Nos reconocemos indignados por la situación, pero sin fuerzas, sin expectativas de poder ayudar y finalmente conformistas.

¡Atrévanse! Nos encontramos en un momento de envergadura histórica

¡Atrévanse! Nos encontramos en un momento de envergadura histórica. Así comenzaba Christian Felber su charla en el ayuntamiento de Donostia, donde presentaba el nuevo modelo económico alternativo al capitalismo y al comunismo que está en sintonía con los valores constitucionales y del corazón: la economía del bien común.

2013-06-20-582

¿Desea usted un cambio de modelo?

Nos recuerda Felber:” no proponemos nada nuevo, recordamos lo que ya existe en los textos constituyentes de todas las democracias”. El dinero debería ser una herramienta y se ha convertido en un fin. De esta forma, el orden económico mundial tiene como objetivo el afán de lucro y como método la competencia. El modelo económico del bien común nos propone establecer como objetivo la contribución al bien común y como herramienta la cooperación.

¿Cómo medimos actualmente el éxito económico? el PIB de los países y el beneficio en las empresas. En ambas, la unidad de medida es el dinero y por lo tanto el objetivo. ¿debe ser el dinero el objetivo de la actividad económica? ¿es una granja más exitosa en la medida que tiene más tractores en el garaje? En ambos casos, no.

El dinero debería ser el medio. Es un error metodológico de la economía actual. El éxito de la economía y de un país se podría medir en el producto del Bien Común. Donde sean los propios ciudadanos, desde los municipios, los que establezcan “la matriz del bien común”: un medidor de la contribución al bien común por parte de una empresa.

El camino es sencillo: los consumidores pueden invitar a las empresas a comportarse más eticamente, tendrán un distintivo para colocar en sus productos y serán recompensadas, tanto en la posible aplicación de beneficios, como en prioridad en la compra pública. Debemos resolver la perversión de que los productos éticos son más caros que los no éticos. Las empresas no éticas lo tendrán difícil y acabarán desapareciendo de los mercados.

Es un modelo completo: no pedimos que se implemente, solo se pide que se debata de forma democrática desde abajo, en las asambleas de barrio. Que se decidan de forma democrática los valores económicos. Y a partir de ese debate, será el pueblo el que modifique el modelo económico. El pueblo se tiene que empoderar, por que los gobiernos no lo van a hacer. ¡Atrévanse!

La economía del bien común ya se está moviendo en Euskadi. @ebceuskadi; Facebook ¡Atrévete!

ebc-koko

Anuncios

Economía del bien común

¿Por qué los valores que nos hemos otorgado constitucionalmente y que, además, son los que todos impulsamos en nuestras relaciones humanas –honestidad, aprecio, confianza, responsabilidad, solidaridad y generosidad-, se comprueban radicalmente opuestos a los que rigen en la economía –avidez, envidia, desconfianza, irresponsabilidad, desconsideración y egoísmo?

(solo esperamos que os resulte tan esperanzador e ilusionante como a nosotros)

ebcY si quieres conocer en directo más detalles de este nuevo modelo económico.

¡¡La próxima semana lo tenemos en casa!! Día 20 de junio del 2013 Charla a las 19:00h. en Donostia sobre la EBC con Christian Felber, Salón de Plenos del Ayuntamiento.

Esperanza

No hay nada peor que sentir miedo para pensar con claridad, analizar el contexto y tomar decisiones, esto lo saben bien los bomberos, que rescatan a personas muchas veces atenazadas por el miedo en sus casas, incapaces de tomar la decisión de salir.

También lo saben bien los gobiernos que utilizan “la doctrina del miedo” para implantar todo tipo de decisiones contrarias al bienestar de los ciudadanos, ante su aparente resignación y bajo lemas como: “no queda más remedio”, “no hay dinero”, “yo no quiero, pero el mercado (¿?) me obliga”, o “hay que cumplir el déficit que Europa nos impone”.

NO es cierto, no nos engañéis, SÍ hay dinero, solo hay que recaudarlo y repartirlo más justamente. 

Pero los ciudadanos tenemos miedo, y ese miedo hace que traguemos con todo. Y no es para menos, este jueves se dará a conocer la Encuesta de Población Activa (EPA) y sabremos el % de población en paro. Como todo parece indicar, el paro seguirá subiendo, ya cerca del 26%, y aprovechando el shock, el mismo viernes, dará a conocer el gobierno su nueva batería de medidas.. ¿más recortes sociales?, ¿más recortes a jubilados y funcionarios?, ¿más recortes en derechos laborales?

protesta

Seguiremos en la calle


Pero no todo es miedo, los ciudadanos han empezado a movilizarse, a salir a la calle, a trabajar por construir otro modelo. Hay cientos de miles de ciudadanos creando asociaciones, agrupaciones, movimientos sociales que buscan crear, desde la cooperación, desde la responsabilidad a todos los niveles, desde la transparencia, la honestidad y la solidaridad, un nuevo modelo económico y social.

mas recortesTodo está surgiendo desde la base de la ciudadanía y de espaldas a políticos que “luchan” entre sí por sucesiones, a políticos corruptos que se aferran a sus cargos, a políticos que defienden prácticas poco éticas con “la política es así”, a sindicatos que convocan huelgas generales, sindicatos que ya no saben trabajar para defender a los trabajadores, partidos políticos vendidos por que tienen mucho que ocultar. En definitiva, unos representantes del pueblo que hace mucho que dejaron de representar los intereses del pueblo y que son incapaces de ver lo que ocurre en las calles y reaccionar. Vosotros a lo vuestro, que nosotros seguiremos en la calle, donde está la ESPERANZA.

Queremos acercarnos hoy a unos de esos movimientos revolucionarios y que nos llenan de ESPERANZA. La Economía del Bien Común.

¿Por qué los valores que nos hemos otorgado constitucionalmente y que, además, son los que todos impulsamos en nuestras relaciones humanas –honestidad, aprecio, confianza, responsabilidad, solidaridad y generosidad-, se comprueban radicalmente opuestos a los que rigen en la economía –avidez, envidia, desconfianza, irresponsabilidad, desconsideración y egoísmo?

-Christian Felber-