Por qué voy a hacer HUELGA el 14N

Porque es una ocasión sin precedentes para luchar conjuntamente con los trabajadores, parados, desahuciados,… griegos, portugueses, españoles, alemanes, franceses,… es decir, para responder a nivel internacional a la “salida de la crisis” que se nos está imponiendo desde instancias internacionales (Bruselas, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) y que consiste condenar a la miseria a millones de ciudadanos y ciudadanas para que Don Emilio, Don Amancio y otros como ellos, banqueros, grandes empresarios y toda suerte de especuladores, sigan enriqueciéndose sin límites.

Los recortes aplicados están creando situaciones trágicas, auténticos dramas humanos, porque conllevan un aumento del paro, de los desahucios y una merma de la calidad de la sanidad, de la educación, y de los derechos y condiciones laborales.

Porque no comparto en absoluto el discurso endogámico, autocomplaciente y en ocasiones hasta prepotente, de los sindicatos que han decidido no sumarse a esta convocatoria, actitud que ahonda aún más, en la división sindical existente y de la cual CC.OO. y UGT, por supuesto, no están exentos de culpa. Ni mucho menos.

Porque la situación de tragedia que se está extendiendo aquí, ya la han vivido antes los griegos, y han llevado a cabo una lucha ejemplar, pero restringida a sus fronteras y la están perdiendo.

Porque en una situación como la actual no nos podemos permitir juegos de niños. O plantamos cara a estos sinvergüenzas de manera global, a nivel internacional y unitariamente, o nos vamos a la mierda. Mierda que ya ha anunciado Merkel, que habla de 5 años más de recortes.

Porque me parece la forma más adecuada y contundente de expresar el enfado, la rabia, la indignación que siento por la trágica muerte de Amaia Egaña, que se suicidó el pasado vienes en Barakaldo, cuando la iban a sacar de su casa en la ejecución de su desahucio.

Anuncios

Por si nos faltaban los motivos…

“Lo que estamos viendo en cada uno de estos países es el gobierno de una minoría a favor de una minoría, en contra de una mayoría.”

Así empieza uno de los últimos articulos de Vicenç Navarro. Y la situación se agrava cada día más y más. Se cierran empresas, se despiden trabajadores, se desprestigia y se deja sin recursos a la sanidad pública y la educación, se ayuda a los bancos y se dejan en total desamparo a los ciudadanos. Y podríamos seguir y seguir. Pero no lo voy a hacer.

Me ha impactado enormemente, como a la mayoría de la sociedad, el último suicidio de Amaia en Barakaldo, que, impotente, cuando iban a desahuciarle, a dejarle sin vivienda, de forma desesperada se lanzaba al vacío. Me pareció lamentable. ¿Pero os imagináis lo que ha tenido que pasar esa mujer y su familia hasta llegar a este punto?. Hay mucha gente que está en esta misma situación. Los bancos siguen con sus prebendas, siguen exprimiendo a la ciudadanía, mientras que la propia sociedad está participando en el rescate y saneamiento de los bancos. ¿es lógico?, ¿es justo?.

Me gustó y me conmovió como una gran parte del pueblo de Barakaldo, acompañado por la gente de otros lugares como Bilbao, Gasteiz, Bergara, Donosti, Iruña, etc, saliera de forma expontánea en apoyo de Amaia y su familia y en contra de la política del gobierno y el abuso de los bancos.

Ha sido el último suicidio. Ha habido otros, algúnos públicos y otros ocultados. Y, si no cambia la legislación con respecto a los desahucios (con caracter prioriotario y de forma urgente), me temo que esta situación se pueda volver repetir.

Dice Vicenç Navarro, en su artículo “Los motivos para la eurohuelga” que los  “Partidos conservadores y neoliberales están gobernando, tanto en España como en la mayoría de países de la Unión Europea, incluyendo los de la Eurozona, implementando políticas públicas que tienen como consecuencia:

  1. la realización de reformas laborales que conllevan la disminución de los salarios y el aumento del desempleo;
  2. el descenso de la población activa;
  3. la reducción de la  protección social;
  4. el recorte del gasto público social;
  5. la privatización de las transferencias y de los servicios públicos del Estado del Bienestar;
  6. la reducción de los derechos laborales y sociales;
  7. la disminución y privatización de las pensiones públicas; y
  8. el debilitamiento de la negociación colectiva y de los sindicatos.”

El 14N tenemos una eurohuelga. En el artículo anterior ya se comentan los motivos para la huelga y el papel de los sindicatos. No insistiremos más. Pero sería conveniente una reflexión de todo ello y que el 14N se nos vea y se nos oiga por las calles de toda Europa.

Artículo comentado:

Azaroaren 14ko Greba

CASTELLANO

Egoera ekonomikoa egunetik egunera larritzen ari da, kasu askotan tragedia bihurtzen delarik. Gauzak horrela, CC.OO. eta UGTeren zuzendaritzak, Europako beste zuzendaritza sindikal batzuekin batera, Greba Orokorrera deitzera bultzatuak izan dira.

Deialdi honen alderik baikorrena nazioarteko ekintza bat izatean datza, zeren CES erakundetik abiatzen da. Bazen garaia! Honelako krisialdi global bati erantzuteko, eta FMI eta Bruselatik ezartzen ari diren neurriei aurre egiteko, erantzuna ere globala izan behar da; hainbaten buruan galdera hau zebilen: baina, zer da hau? Ba horixe, hainbat sindikaturen jarrera pasiboari, kiratsa zeriola.

Euskadin gauzak ezberdinak izaten dira, eta oraingo honetan ere horrela izango da. Deialdi garrantzitsu honen aurrean, langileak eta beste puteatu guztiak sakabanatuta gaude. Berriro, bai. ELAk , LABek,… eta beste batzuk, irailaren 26an egin zuten euren Greba Orokorra. Jakina, emaitza ez zen inondik ere Greba Orokor bat izan, hau gerta dadin modu bakar bat baitago: denak eta era bateratu batean deitu behar dute. Baina zoritxarrez ohituak gara honelako ikuskizun tristeetara, zeintzuetan Greba Orokorraren esanahi historikoa guztiz debaluatu den.

Honelako egoeretan, errazena erruak besteei botatzea izaten da. Irailaren 26an, ELAk, LABek eta beste batzuk grebara deitu zutenean, UGT eta CC.OO.ekoek ilargira begira bazeuden ere, onartu behar da, deitzaileek ez zutela inolako ahaleginik egin besteekin batera mahai baten inguruan ezarri eta deialdi bateratu bat bultzatzeko, Beraz, eremu honetan erruak nahiko konpartituak dira.

Langileak, langabetuak, etxeetatik botata daudenak,… ez dugu honelakorik merezi. Egunetik egunera tragedia bihurtzen ari den egoera negargarri honetan, ezin dugu jolasten ibili umeak bagina bezala. Edo denok batera eta nazioarte mailan borrokatzen dugu, ala pikutara goaz. Eta Merkelek argi hitz egin du honetaz, murrizketak beste 5 urtean zehar aplikatu beharra aipatuz. Ez dute gelditzeko asmorik ongizate-estatua guztiz suntsitu arte.

Subiranotasuna eta independentziaren aldeko apustuak, edo Euskadin lan-harremanetarako marko propioa lortzeko ahaleginek, ezin dute gaitzetsi Espainia ,Grezia, Portugal, Alemania, Ameriketa,… eta mundu guztiko langile, langabetu eta puteatu guztiekin batera borrokatzeko aukera, zeren sekula baino argiago ageri da guztion etsai nagusia bat bera dela: krisiaren sortzailea (kapitala, bankero, inbertsio- agentzia eta espekulatzaileak osatua). Harrigarria badirudi ere, krisialdi honetatik etekin ekonomikoak ateratzen ari dira.

La huelga del 14-N

EUSKERA

La gravedad de la situación económica adquiere día a día tintes dramáticos. Tanto, que a las direcciones de UGT y CC.OO, y a otras direcciones sindicales de Europa no les queda, ya, más remedio que convocar la Huelga General a nivel internacional.

La novedad positiva de esta convocatoria es, precisamente, su dimensión internacional, ya que el llamamiento a la huelga parte de la Confederación Europea de Sindicatos. ¡Ya era hora! Ante una crisis de marcado carácter global, y ante las medidas que están orquestando “para salir de ella” desde el FMI y desde Bruselas, sólo cabe una respuesta global, porque uno ya empezaba a preguntarse aquello de “pero, ¿qué pasa aquí?”. En fin, que la pasividad sindical despedía cierto tufo.

En Euskadi, donde todo es diferente, pues esta vez, también lo será. Llegamos a esta importante convocatoria, divididos (una vez más). ELA, LAB,,,, y otros, ya convocaron su Huelga General el 26 de septiembre. El resultado, por supuesto, no fue una Huelga General, porque para que ésta tenga lugar, debe convocarse unitariamente y por todos. Pero ya estamos acostumbrados a este triste espectáculo en el que el término Huelga General se ha devaluado hasta límites insospechados hace unos años.

Lo más fácil en estas situaciones suele ser lo de echar las culpas a los demás. Si bien es cierto que cuando ELA, LAB,… convocaron el 26 de septiembre, CC.OO. y UGT seguían mirando a la luna, no es menos cierto que los convocantes ni siquiera se molestaron en emplazar a UGT y CC.OO. de Euskadi a sentarse en una mesa para intentar convocar unitariamente. Luego, las culpas, en este terreno, parecen estar bastante repartidas.

Los trabajadores, los parados, los desahuciados,… no nos merecemos esto. En una situación que se tiñe de tragedia, que empeora día a día, no podemos permitirnos el lujo de practicar juegos de niños. O vamos todos a una y a nivel internacional, o nos vamos a la mierda. Y la mierda ya la ha anunciado Merkel, que habla de 5 años más de recortes. Y es que no piensan parar hasta destruir lo que queda del estado de bienestar.

La apuesta por el soberanismo, por la independencia, por la consolidación de un marco autónomo de relaciones laborales en Euskadi, no puede, no debe impedir que luchemos conjuntamente con los trabajadores, parados y desahuciados españoles, griegos, portugueses, alemanes, americanos,… porque todos tenemos en frente al mismo enemigo: el gran capital, representado por los grandes bancos, agencias de inversión y toda suerte de especuladores, que son los únicos responsables de esta crisis, y además quieren seguir haciendo negocio a costa de ella.

48 millones de euros de intereses

Las noticias, impactantes y con tremendas consecuencias, se agolpan en mi televisor. Sin embargo, no logran golpearme:

“Se producen 510 desahucios diariamente”;

“El gobierno facilita el despido colectivo de empleados públicos”;

“El 73% de las empresas ha utilizado la reforma laboral para despedir, bajar el sueldo a sus trabajadores, o cambiarles de puesto”;

“48 millones de euros para pagar intereses de la deuda pública en los presupuestos del Estado”;

“El paro en España supera el 25% por primera vez en la historia”;

“Más de dos millones de niños en España viven por debajo del umbral de la pobreza y son el colectivo más afectado por la crisis económica”

Esta vez, es un economista indignado quien nos explica claramente el problema y la solución:

¡El pueblo tiene que decir basta!  

¿O vamos a esperar a que las grandes y buenas empresas hagan donaciones altruistas para alimentar a nuestros pobres? Yo simplemente exijo que las grandes empresas no hagan fraude fiscal. 

¡El pueblo tiene que decir basta!