… pero “somos” campeones de Europa

Mientras la ciudadanía se lo pasa bomba viendo como la selección española gana el mundial, cómo Alonso hace unas carreras espectaculares, cómo vamos preparando la participación en los Juegos Olímpicos, etc, etc…., el Sr. Rajoy sigue pensando cómo quitar más y más dinero a los que menos tienen.

Los nuevos recortes, los mayores habidos en mucho, mucho tiempo, tienen como objetivo, una vez más, las clases más desfavorecidas, los ancianos y jubilados, los parados y, por último, los funcionarios, que recordemos que ya se les bajó el sueldo hace dos años, que el año pasado se les conjeló el sueldo y que para este año se quedarán sin paga extraordinaria. Ya sabeis que hay funcionarios cobran muy bien, pero son muy pocos, el resto, tienen sueldos muy ajustados. Hay funcionarios bomberos, hay funcionarios conductores, hay funcionarios celadores…. y ninguno de estos cobra como el presidente del tribunal constitucional.

¿Alguien cree que estos colectivos son los que han originado la crisis? ¿Porqué los que han originado la crisis no están en la lista de recortes de Rajoy? ¿Deberá el Sr. Rajoy favores a los señores de la banca, especuladores, etc.?

Además, con el aumento del IVA, todo será mucho más caro y la capacidad adquisitiva de la gente se reducirá mucho más.

Pero somos campeones de Europa…. de GILIPOLLAS. Qué esten pasando todas estas cosas y que nadie sea capaz de hacer nada, de proponer nada, de quitarles el poder, … pues eso, que me parece que somos GILIPOLLAS.

.

Un fracaso social y económico


Recogemos un artículo de Pijus Económicus, Publicado en El Huffington Post y titulado: El memorándum de la troika y de Rajoy será un fracaso social y económico

El gobierno de Rajoy acaba de anunciar las medidas que le ha impuesto la llamada troika –Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea y Banco Central Europeo-, y que sin lugar a dudas conducirán a la economía española a un abismo económico y social. Esta afirmación podría fundamentarse utilizando la teoría económica con objeto de demostrar la ineficacia técnica de las medidas, o también y más rápidamente tras comprobar el resultado empírico que medidas similares están teniendo en países como Grecia y Portugal.

Al margen del lugar en el que estas medidas dejan a la democracia, puesto que son impuestas por órganos no votados por la ciudadanía y representan un programa electoral que tampoco votó nadie, conviene revisar las probabilidades de éxito en lo que se refieren a creación de empleo y generación de crecimiento económico.

El gobierno español está empobreciendo aún más a los trabajadores. Esta mañana ha reconocido que sube el IVA en dos de sus tramos (el normal, hasta el 21%, y el reducido, hasta el 10%), rebaja las cotizaciones sociales un 1% por año, reduce las prestaciones sociales por desempleo y retira prestaciones a los trabajadores públicos. Todo ello significará una pérdida de poder adquisitivo que agravará las consecuencias de una reforma laboral que, por primera vez, ha reconocido Rajoy que tiene como objetivo moderar los salarios.

El gobierno y la troika confían en que se cree empleo y se reactive la economía gracias a las reformas estructurales (la reforma financiera y la reforma laboral como los dos pilares fundamentales). La argumentación está basada en las tesis de la teoría económica neoclásica, que aseguran que el desempleo es causado por distorsiones en el mercado de trabajo y que la falta de crédito derivada de los activos tóxicos es la que obstruye el crecimiento económico.

La troika entiende que en España hay una importante dualidad en el trabajo, con una parte de la población siendo fija y otra siendo temporal. La solución es, según su visión, homogeneizar las condiciones laborales a partir de la moderación salarial. Es decir, rebajar las condiciones de los de “arriba” para equipararlas a los de “abajo” y acabar así con los incentivos perversos en la contratación. Si los salarios bajan, los empresarios contratarán trabajadores y la actividad económica se recuperará.

Todo ello no tiene ningún sentido económico en la realidad social. Los empresarios aseguran, según el último informe del Consejo Económico y Social, que el problema principal es la falta de demanda y la falta de crédito, y no una cuestión salarial. Y esa falta de demanda es debida a que hay una parte de la población que es muy rica y consume relativamente poco en la economía real (en relación a sus ingresos) y una población crecientemente empobrecida y cuyo consumo se ha desplomado (estaba artificialmente alto por el endeudamiento). Es la crisis y la desigualdad la que han llevado a que el paro se dispare, no los bajos salarios. Y estas medidas solo consiguen profundizar en las deficiencias de la economía.

Por otra parte, la reforma del sistema financiero es sólo para tapar agujeros creados por la borrachera de crédito que tuvieron las entidades y que ahora estamos pagando entre todos. Pero aunque se tapen con éxito todos los agujeros, el sistema financiero no volverá a dar créditos por dos razones obvias: en primer lugar porque las empresas y hogares están excesivamente endeudados y lo que tratan es reducir esa exposición, no incrementarla, y en segundo lugar porque ningún banco dará créditos en una situación de crisis y donde la probabilidad de recuperar el dinero es muy reducida. En definitiva, la raíz del problema –más allá de las apariencias de los activos tóxicos- está en la economía real de nuevo.

Y es que el problema fundamental es que España carece de un modelo de crecimiento estable. Se ha hundido su modelo basado en el crédito –y que ha generado desequilibrios comerciales enormes- y ahora no tiene cómo volver a crecer y crear empleo. Por eso las necesarias reformas han de ser radicales y han de suponer un proceso de transformación productiva que conlleve, necesariamente por el contexto, la nacionalización de las grandes empresas y de todo el sistema financiero amén de un fuerte proceso de redistribución de la renta y de la riqueza. De otra forma la única alternativa técnica que le queda al sistema es una huida hacia delante deprimiendo salarios y llevando a nuestra economía a competir con países de bajos salarios como China o los países del este. Pero la troika es demasiado ingenua si cree que la sociedad, sabedora de que hay alternativas o sencillamente por reacción a un deterioro tan profundo, permanecerá impasible sin hacer tambalear el sistema económico y político definitivamente.

Anuncios

Acerca de kokotaraino2

Kokotaraino gaude

Un pensamiento en “… pero “somos” campeones de Europa

  1. benedicto dice:

    y mientras los políticos chorizos no se bajen el sueldo, se eliminen la mitad que sobran, los coches oficiales, en senado, que en el Congreso solo haya 200 diputados como en otros paises, a los que roben que devuelvan lo robado y se les meta en la carcel para escarmiento de los otros, y que les quede jubilación conforme a los años, como los demás ciudadanos, no jubilaciones millonarias, por siete años de ejercer de Diputados, y quitar duplicidades, como embajadas, puestas para colocar a familiares y amigos, con las del ESTADO sobran, las demás, y si esas comunidades no lo hacen a por ellos, y que no nos jodan a los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s