Crisis y sacrificios

El objetivo de este escrito es compartir con los compañeros y compañeras del Insti, la indignación que siento ante los recortes que, una vez  más, nos van a aplicar en aras a lo que ellos llaman la “salida de la crisis”. Soy consciente de los riesgos que corro al meterme en esta embajada (caer en la simplificación, en las obviedades o, simplemente, que os parezca un rollo), pero creo que debemos expresar públicamente nuestra indignación.

En los medios de comunicación se habla de la crisis como un mal inevitable, algo que responde a causas etéreas (algo parecido a un fenómeno meteorológico: si llueve, ¿qué le vamos a hacer?).

Desde los mismos medios se nos bombardea, además, con la idea de que “todos somos culpables”, porque vivíamos por encima de nuestras posibilidades. Creo que una persona que cobra una pensión de 500 € o un salario de 650 € tiene el derecho a intentar vivir por encima de sus posibilidades. En cualquier caso el que se sienta culpable, que vaya a Hacienda y redima sus culpas, pero que nos dejen en paz a los demás.

Muy al contrario de lo que nos quieren hacer creer, la crisis financiera mundial responde básicamente a dos causas:

  1. La avaricia desmedida y los desmanes cometidos por los grandes bancos y agencias de inversión. El detonante se produce con la quiebra del banco hipotecario Lehman Brothers, que se había dedicado a vender hipotecas-basura a tutiplé. Esto hay que asociarlo a los seguros (CDS) que se crearon en torno a estos créditos-basura, y que se vendieron de forma ilimitada (imposible cobrarlos), de manera que cuando estalló la crisis, los dos grandes bancos españoles (BBVA y Santander) sin ir más lejos, no sabían cuánta mierda de ésta tenían entre manos, porque estos productos venían en paquetes estructurados.
  2. La falta de regulación y control por parte de los poderes públicos, de las actuaciones especulativas que han derivado en la actual crisis. Esta política (o la ausencia de ella), data de la era Reagan – Thatcher y consiste en esencia en que los poderes financieros pueden hacer y deshacer a su antojo, dando lugar a situaciones tan graves como la actual, sin que tengan que pagar por ello.

El Estado Español

En el Estado Español la situación es particularmente grave, porque a lo ya apuntado sobre los grandes bancos, hay que añadir la presencia de una gigantesca burbuja inmobiliaria, de la cual son tan responsables los especuladores como los que les permitieron actuar, es decir, los gobiernos del PP y del PSOE, los dos por igual.

Otro problema grave que padece el E. E. es la falta de recursos financieros propios para hacer frente a las necesidades del país. Esta carencia es consecuencia de la nefasta política fiscal de los dos gobiernos citados: rebajas de los impuestos, desaparición del impuesto sobre el patrimonio, baja tributación de las rentas de capital (las Sociedades de Inversión Colectiva (SICAV) donde están depositadas las grandes fortunas del país tributan al 1%). Sencillamente, de escándalo. A esto hay que añadir el desmesurado fraude fiscal al que aluden los sucesivos gobiernos, pero no hacen lo suficiente para controlarlo. Y por si fuera poco, a lo anterior hay que añadir la política de derroche que ha supuesto la construcción de obras faraónicas, como algunos aeropuertos, palacios de congresos,…que no tienen uso alguno, ni lo van a tener.

La deuda

Si la forma natural de financiar un país, es decir los impuestos, no es suficiente para cubrir las necesidades de ese país, entonces hay que recurrir a la financiación exterior: la dichosa deuda.

La deuda de los países en dificultades se ha convertido en el negocio de los sueños de los bancos privados y agencias de inversión. El Banco Central Europeo (BCE) es un banco público en tanto que se nutre de lo que aportamos los contribuyentes europeos, pero no actúa como tal, como lo hace p. e. la Reserva Federal de EE. UU. El BCE solo se dedica a controlar la inflación. Ahora bien, insufla dinero público a los bancos privados con el argumento de que la economía esta paralizada y hay que estimular el flujo de crédito. La última es de medio billón de euros al 1% a 3 años. Pues bien, ¿qué hacen los bancos con este dinero?: aparte de sanear sus maltrechas cuentas, compran la deuda que emiten los países en dificultades al 5, 6 ó 7%. Sencillamente inmoral, indecente,.. Si el BCE comprase deuda de los estados con problemas a un precio razonable (en torno al 1,5 %), esto ahuyentaría a los especuladores, porque se les habría acabado el chollo.

Es decir, que los estados tienen que aportar cantidades ingentes de dinero público para recapitalizar los bancos, dinero que podría ser empleado en inversiones públicas que mantendrían el estado del bienestar y generarían empleo. Esto hace además que  tengan que recurrir cada vez más a la financiación exterior endeudándose, situándonos en una espiral perversa cuya única salida pasa por sacrificar el estado del bienestar y a las clases más desfavorecidas.

Hay que añadir que desde el comienzo de la crisis, no se ha adoptado a nivel internacional ni nacional, medida alguna de control de los excesos que nos llevaron a esta situación.

Este es el contexto en que nos imponen los sacrificios.

Lo sacrificios

Las políticas de brutal recorte  y no inversión impuestas por el gobierno PP conducen irremisiblemente al suicidio como país: precarización del empleo, una rebaja sustancial de la calidad de los servicios básicos (educación, sanidad), aumento espectacular del desempleo (estamos en los 5.300.000), pero además conduce al EE a colocarse en la cola de la competitividad, ya que el más que significativo recorte del gasto en investigación no puede desembocar en otro sitio.

Esto no exime de culpa  al anterior gobierno, porque lo que va a hacer Rajoy es continuación de lo que había iniciado Zapatero. Ambos siguen a pies juntillas las políticas impuestas desde Europa, que se resumen en la reducción del déficit.

¿Nos puede explicar alguien para qué de positivo sirvieron los anteriores recortes: la bajada salarial, los recortes de plantillas…? ¿Alguien a excepción de los banqueros vio mejorar su situación?

En Euskadi

Pero a estos recortes hay que añadir los promovidos por el Gobierno Vasco, que en pleno ataque de responsabilidad quiere hacer su aportación particular a la “causa”. No olvidemos que Euskadi es la única comunidad autónoma que tiene superavit. Tampoco debemos olvidar que el último recorte de plantillas acometido por el G. V. hace un año y medio supuso una reducción de un 10% de las mismas.

A mí personalmente estos recortes me parecen más dolorosos, porque atentan directamente contra derechos históricamente consolidados, rayando algunos de ellos en la mezquindad, por ejemplo el de la baja por enfermedad. Y es que nos han puesto en la picota ante la opinión pública, llamándonos vagos.

El retraso de la jubilación hasta los 65 años (no se andan con chiquitas), aparte de atentar contra un derecho consolidado de los trabajadores y trabajadoras de nuestro sector, supone cerrar la puerta de acceso al empleo a muchos jóvenes, que tendrán que seguir en el paro.

La eliminación de la reducción de 1/3 de horas lectivas a l@s docentes que hayan cumplido los 60 años supone que ya, el próximo curso, un número importante de compañer@s interin@s se quedarán sin trabajo. Trabajar hasta los 65, sin reducción de horas lectivas, pero además sin ponerse enferm@s. Mientras tanto l@s jóvenes en su casa. Sin comentarios.

Hay que añadir la eliminación de la prima de jubilación, la supresión de la aportación a Itzarri…y la última es la eliminación de las subvenciones a la  FCT (tanto a empresas como a alumn@s).

Todas estas medidas, además de un ataque a los derechos de l@s trabajadores y trabajadoras suponen una grave rebaja de la calidad de la enseñanza y de otros servicios básicos como la sanidad . En definitiva, están atentando contra el futuro de esta sociedad.

DIGAMOS ¡¡¡NO A LOS RECORTES!!!

Soy perfectamente consciente de que es muy difícil paralizar estas agresiones, y más difícil aún si tenemos en cuenta el patético panorama sindical que tenemos. Pero creo que hay algo que como colectivo de trabajadores del Instituto podemos y debemos hacer ya: expresar públicamente nuestra indignación y oposición a estos recortes. Si no decimos nada, estaremos aceptando los recortes y sus consecuencias. La forma de hacerlo podría ser un documento firmado en la línea de éste, pero más escueto, para enviarlo a la Administración, Sindicatos… y hacérselo saber también a nuestros alumn@s, porque ell@s también van a sufrir de primera mano las secuelas derivadas de este desaguisado. En fin, lo estudiaríamos entre los interesados (si los hay).

Un saludo y gracias por vuestra paciencia.

Acerca de kokotaraino2

Kokotaraino gaude

Un pensamiento en “Crisis y sacrificios

  1. Idoia M. dice:

    Totalmente de acuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s